domingo, 24 de julio de 2011

CASI 30 MESAS ESCRUTADAS (25% DEL TOTAL DE MESAS)

PARTIDO JUSTICIALISTA  52,34%
MEJOR SAN FCO                 22,84%
UCR                                        15,48%
PARTIDO C.P. (MONTALI) 2,67%
P. SOCIALISTA                    2,62%
IZQUIERDA                          1,89%
FRENTE GRANDE                1,29%
MOV U. POP. (U. RAMOS)  0,86%

9341 VOTOS
74 EN BLANCO
125 NULOS
10116 VOTOS POSITIVOS

ELECCIONES EN SAN FRANCISCO: A LA ESPERA DE LOS RESULTADOS

Aguardamos desde las oficinas del correo de la ciudad que comience el escrutinio. Fueron 115 las mesas habilitadas y 51.811 los electores que debían sufragar en el día de hoy. Aun no hay datos de ninguna mesa, ni porcentaje de los ciudadanos que concurrieron a votar.

martes, 19 de julio de 2011

RESULTADOS DE LOS ANÁLISIS DE METALES PESADOS EN PELO. GRAN CONTENIDO DE ARSÉNICO EN EL AGUA DE SAN FRANCISCO

Resultado del análisis de cabello del hijo de Ivana. Alto porcentaje de arsénico y cadmio entre otros metales pesados. A continuación un detallado informe del laboratorio, mencionando cada uno de los resultados y su alto o bajo valor. Los estudios fueron realizados en un laboratorio de Kansas en Estados Unidos.





Resultados de los análisis de cabello de otros dos niños sanfrancisqueños. Los mismos fueron proporcionados por las familias, reservamos el nombre de cada uno. 



Resultado de los análisis de una mujer de 35 años de la localidad de Morteros. Presenta también un alto porcentaje de arsénico en su organismo.

ARSÉNICO: VENENO SILENCIOSO Y LENTO. El agua contaminada en San Francisco

El cuidado del ambiente y un saneamiento profundo de la ciudad en la que vivimos parece ubicar uno de los últimos lugares en la agenda política. La contaminación es un problema de gran magnitud y compete a todos los sectores sociales, pues un veneno silencioso está atacándonos sin que podamos defendernos. El alto nivel de arsénico en el agua que consumimos a diario puede ser una de las causas de los problemas de salud que a usted lo aquejan.


En San Francisco continúa en vigencia la norma provincial que establece que el nivel de arsénico en el agua no debe superar los 0,05 miligramos por litro. Sin embargo la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sugerido como límite el de 0,01. En la ciudad los niveles sobrepasan considerablemente lo aconsejable por ambos entes.
El arsénico es un contaminante natural, cancerígeno para el hombre y se acumula en el organismo por la ingesta crónica. Este metal pesado puede ocasionar enfermedades en la piel, gastrointestinales, depresiones, puede lesionar además el sistema nervioso central provocando inclusive la muerte. No podemos verlo, olerlo ni gustarlo, desconocemos su existencia, aun así, sigilosamente comienza a invadir nuestro organismo.

Sanfrancisqueños contaminados
Existen tres casos en nuestra ciudad de niños con problemas de salud, ocasionados en parte por la ingesta de agua con elevados niveles de arsénico. También existe un caso de una mujer mayor, de 35 años de edad oriunda de Morteros. Los resultados de los análisis realizados, para detectar la presencia de arsénico en el organismo de las cuatro personas, tienen una particularidad, todas superan los niveles normales.
Ivana es una madre sanfrancisqueña que hace más de tres años viene investigando la causa de los problemas de conducta que tiene su hijo. Cuando el pequeño cumplió dos años le diagnosticaron hiperactividad, a los tres comenzó a hacer musicoterapia y a los cuatro años cuando intentaron mandarlo al jardín de infantes, se complicó la situación. Inmediatamente lo llevaron a un neurólogo infantil, allí el especialista lo medicó con una droga estimulante, muy utilizada para estos casos.
La mujer es profesora de química, tal vez eso, más  un poco de desconfianza, sumado al instinto de madre protectora lo que le hizo optar por no darle el medicamento y comenzar a buscar la raíz del problema por medio de la medicina biológica. El remedio contiene una droga que produce adicción, similar a la cocaína y los efectos nocivos se detectan en el crecimiento del niño.
Los médicos biológicos sostienen y el Ministerio de Salud de la Nación lo ratifica, que los ambientes insalubres, contaminados o en riesgo afectan la conducta de los niños. Estudios recientes muestran que cuanto mayor es la contaminación de una población, más elevados son los índices de abandono, repitencia y sobreedad en las escuelas. Estar en riesgo ambiental significa tener un alto índice de vulnerabilidad social y, además, carecer de saneamiento básico o sufrir la contaminación industrial o agropecuaria.
El año pasado, Ivana envió a Kansas en Estados Unidos una muestra de cabello de su hijo para analizar. El estudio se llama metales pesados en pelo y establece a través de una mínima cantidad del mismo determinadas concentraciones de algunos elementos minerales, como por ejemplo, el cadmio, mercurio, plomo y arsénico,  que son tóxicas y se encuentran fuertemente relacionadas con ciertos desordenes patológicos. Los niveles en el cabello de dichos elementos minerales son más indicativos de los depósitos en el organismo que los niveles de estos en sangre u orina, según el mismo laboratorio de Kansas lo indica.
Cuando Ivana recibe los resultados, coincidentemente con lo que ella sospechaba, el nivel de arsénico es extremadamente superior al aceptable o normal. “Hay que tener en cuenta que en esta zona el arsénico se respira, esta cuenca se originó con los restos de minerales que venían del sur, por acción de los vientos, por eso el arsénico esta en todos lados. Es uno de los factores”, explica la mujer.
La madre confiesa: “Desde agosto del año pasado sé de todo esto, es un tema muy delicado”. Y cuenta porqué nunca antes se atrevió a relatar lo acontecido. “Todos te van a decir que estamos chiflados, en la provincia, en la Municipalidad. Pero estamos enfermos y los análisis están hechos”, argumenta Ivana. Aunque el tema de la contaminación es amplio, lo cierto es que los análisis se hicieron, los resultados son reales y los niños son sanfrancisqueños.

Largo y costoso tratamiento
El proceso para sacar metales del organismo es largo y costoso; en primer lugar se debe realizar una dieta especial con un suplemento alimentario que venden en Estados Unidos y luego se comienza la quelación, un tratamiento de varias aplicaciones para evitar la toxicidad de los metales pesados en el cuerpo del paciente.
Además es sumamente necesario un equipo de filtro de agua especial, que libere al agua de red de todo tipo de metales, para que sea totalmente potable. Se denomina filtro de osmosis inversa y tiene un costo muy elevado. Los filtros comunes, que venden acá y que son fáciles de adquirir, son de carbón activado y no llegan a filtrar metales, sólo virus y bacterias. Por lo cual seguimos ingiriendo arsénico y otras sustancias dañinas.
“Es importante que esto lo conozca mucha gente, porque muchos tienen depresión, dolor de cabeza, colon irritable, cáncer, millones de problemas y no saben dónde está la causa. Por eso, de mi parte me parecía egoísta saberlo y no decirlo. Los metales pesados pueden ocasionarte muchos trastornos crónicos”, sostiene Ivana.
La contaminación está en todos lados, el ambiente está en peligro y junto con él nuestra salud.  Este tipo de toxicidad de la que hablamos es más grave de lo que imaginamos, pues llega directamente hasta nuestra casa en forma silenciosa, se acumula en nuestro organismo y con la ingesta diaria por un tiempo prolongado puede provocarnos enfermedades crónicas y fuertes daños. Es el momento indicado para actuar, controlar el estado del agua, el más esencial de los servicios, a cualquier costo, antes de que el arsénico gobierne la vida de nuestra población.

jueves, 14 de julio de 2011

CENTÍMETROS CUADRADOS DE PUBLICIDAD POLÍTICA EN LA VOZ DE SAN JUSTO (últimos 15 días)


TO (últimos 15 días)

FECHAS
LLARYORA
BERNARTE
MONTALI
CANALIS
DOMINGO 26 DE JUNIO
4425 cm2 (57 %)
1800 cm2 (23%)
1520 cm2 (20%)
LUNES 27 DE JUNIO
2019 cm2 (100%)
MARTES 28 DE JUNIO
1275 cm2 (96%)
40 cm2 (4%)
MIERCOLES 29 DE JUNIO
2315 cm2 (81%)
300 cm2 (10%)
225 cm2 (9%)
JUEVES 30 DE JUNIO
300 cm2 (25%)
600 cm2 (75%)
VIERNES 1 DE JULIO
1405 cm2 (86%)
216 cm2 (14%)
SABADO 2 DE JULIO
960 cm2 (100%)
DOMINGO 3 DE JULIO
3060 cm2 (60%)
1200 cm2 (23%)
870 cm2 (17%)
LUNES 4 DE JULIO
850 cm2 (72%)
330 cm2(28%)
MARTES 5 DE JULIO
690 cm2 (100%)
MIÉRCOLES 6 DE JULIO
2750 cm2 (93%)
200 cm2 (7%)
JUEVES 7 DE JULIO
1920 cm2 (80%)
480 cm2 (20%)
VIERNES 8 DE JULIO
1810 cm2 (72%)
525 cm2 (21%)
150 cm2 (7%)
SABADO 9 DE JULIO
865 cm2 (96%)
30 cm2 (4%)
DOMINGO 10 DE JULIO
750 cm2 (30%)
600 cm2 (25%)
410 cm2 (20%)
600 cm2 (25%)
totales
25394 cm2 (71,5%)
5441 cm2 (15,3%)
4055 cm2 (11,4%)
600 cm2
(1,7%)


La suma total diaria de centímetros cuadrados contiene notas y propagandas políticas. Entre ellas encontramos noticias referidas al municipio y al intendente, además de entrevistas a él y en menor medida a los otros candidatos. 
También se sacó la cifra porcentual de espacio del diario destinado a cada candidato por día.

viernes, 8 de julio de 2011

VÍA LIBRE AL ROBO DE BEBÉS. Falta de control en el registro de nacimientos en San Francisco.

La apropiación de bebés en nuestro país es un tema delicado, y con sólo escucharlo nos traslada hacia épocas nefastas de la Argentina dictatorial. Sin embargo hoy, la desidia por parte del Estado provincial y municipal en materia del derecho a la identidad de los recién nacidos, terminaría permitiendo el robo, la venta y trata de niños. La falta de control y registro de nacimientos en las clínicas y hospitales sanfrancisqueños es real. El Registro Civil no tiene conexión con los nosocomios, por lo que muchos de los bebés que nacen son anotados fuera de tiempo o directamente crecen indocumentados.

Ante un nacimiento, en algunas provincias del país se lleva a cabo la identificación de la madre y el bebé a través de la toma de huellas digitales y plantares en el caso del recién nacido en el hospital, además de contar allí mismo con una oficina del Registro Civil para que el pequeño sea inscripto inmediatamente y no abandone la clínica sin su DNI. Aun así,  en el Registro de San Francisco no llevan un  control de los niños que nacen en clínicas y hospitales, si los padres no se dirigen al ente a realizar el trámite. Es decir, no existe ningún vínculo entre los nosocomios y el Registro Civil.
La directora del Registro de nuestra ciudad, Vilma Catani, dice: “La Ley Nacional de registro de bebés con la toma de las huellas plantares y dactilares aun en Córdoba no se está implementando”. Según esta Ley, explica la mujer, el niño se inscribe  donde nace o donde se domicilian los padres, inclusive la clínica o sanatorio envía al Registro Civil un certificado de nacimiento, donde los padres van sólo a retirar el DNI listo.
Teniendo en cuenta la situación que se da en nuestra ciudad y la falta de control en clínicas, podemos advertir que es prácticamente muy sencillo apropiarse de un niño. En algunos establecimientos no registran ni el nombre del recién nacido. Si bien es real que en San Francisco no hay más de diez nacimientos diarios, el no tener un registro beneficiaría la apropiación de niños,  el cambio de criaturas, incluso las adopciones ilegales.
Algunas clínicas realizan todos los procedimientos administrativos para tener datos precisos de la madre y su pequeño, pero una vez que ambos son dados de alta, aunque están registrados en el archivo de la institución, ese pequeño hasta que no está anotado en el Registro Civil y no tiene su DNI, no existe como ciudadano. “Cuando el bebé nace, la clínica no tiene ninguna obligación, solo la de identificar a los niños para que no ocurra un cambio de criaturas”, explica el obstetra Juan Carlos Di Bert.
El niño puede no ser inscripto en el Registro, pero la falta de su Documento de Identidad se advierte cuando el pequeño ingresa a edad escolar o si es necesario para algún trámite anterior. De lo contrario puede vivir siendo un NN. Sin embargo, en la actualidad, con la Asignación Universal por Hijo, cuando hay un nacimiento y el niño permanece con sus padres, es inscripto inmediatamente.
El cumplimiento de la Ley no se da en la totalidad del país, y San Francisco está dentro de la lista de quienes por el momento la omiten. Según el Dr Di Bert, “Sería necesario que haya una persona del Registro Civil que diariamente visite las clínicas y el hospital, inscribiendo a los recién nacidos. No sería engorroso, si tenemos en cuenta que en San Francisco hay como máximo diez nacimientos por día”.
La apropiación de niños se da en todos los espectros sociales, no es exclusividad de sectores de bajos recursos. Según relata una fuente que prefiere mantener su anonimato, en una de las clínicas privadas más importantes de la ciudad no hay registro ni siquiera del nombre del bebé, por lo que pueden retirarlo con total libertad. Cuando nace no se le toman las huellas ni a la madre ni al niño, no hay nada que registre la existencia de ese bebé.
Respecto a lo planteado por la directora del Registro Civil, la nueva Ley permitiría anotar a los pequeños donde nacen o donde viven sus padres. En el caso de la localidad vecina de Frontera, se produce algo muy particular, la mayoría de los bebés de familias fronterizas, nacen en nosocomios de San Francisco y posteriormente también son anotados en nuestra ciudad. Por este motivo, cuando se realizan censos los datos no concuerdan con la cantidad de niños inscriptos. La cifra de la cantidad de niños arrojada por el censo en San Francisco es mucho menor al número de pequeños anotados en el Registro Civil, dado que los de Frontera son registrados censados en su domicilio.
Un caso de apropiación
Una investigación realizada por 90.7 dos años atrás, denunció un caso de tráfico de bebés, bajo la modalidad de trasladar a embarazadas a otras provincias para dar a luz a sus hijos y entregarlos a desconocidos. Se trató de dos bebés,  hijos de una adolescente que fue llevada hacia Morteros, donde tuvo a los niños en sendas oportunidades y los entregó a una familia del lugar.

Casos como estos son muy conocidos por la Fundación Adoptar, una institución que lucha contra la venta o entrega ilegal de niños en la Argentina. El presidente de Adoptar, Julio César Ruiz, relata que éste es uno de los métodos utilizados por organizaciones que trabajan bajo el amparo de la complicidad de mucha gente. Entre estos casos, se encuentra el de una joven de Colonia Dora, Santiago del Estero.

La investigación de la fundación junto a 90.7, determinó que, en junio de 2006, una adolescente de 14 años, embarazada y a punto de dar a luz, fue trasladada junto a su madre hasta Monteros. En un centro de salud de dicha ciudad –contó Ruiz- nació el hijo de la menor y fue entregado inmediatamente a un matrimonio del lugar. Luego, la adolescente y su madre fueron trasladadas de regreso a Colonia Dora y a cambio de la entrega del bebé habrían recibido una vivienda.

Sin embargo, no terminó allí. La adolescente volvió a quedar embarazada en 2008 y se repitió  el circuito. Trasladaron a la joven madre a Morteros, donde entregaron el hermanito del primer niño a la misma familia morterense y de la que Adoptar cuenta con documentación que acredita la entrega irregular de los dos hermanitos de Colonia Dora.

Un Juez de Primera Instancia del Juzgado Civil y Comercial y de Familia de Morteros, en tan sólo 48 horas, resolvió la entrega por Guarda con fines de Adopción a la familia Rainaudo de aquella localidad, quienes habían contactado a la joven santiagueña. Por este caso, Ruiz afirmó que se radicó la denuncia ante las autoridades judiciales de Santiago del Estero y de Córdoba, donde la Fundación Adoptar se presentó como querellante.

Con esta modalidad, y en desafío a la Ley de Adopciones, y a todos los aspirantes a adoptar de Santiago y Córdoba, este matrimonio de la localidad de Morteros, ya logró tener la parejita de niños. Es triste, pero casos como el de Colonia Dora suceden a diario en todo el país, inclusive en ciudades vecinas a la nuestra como en esta oportunidad. Donde se aprovechan de la extrema pobreza, la necesidad y la desesperación de las jóvenes madres.

Luego de investigar y analizar podemos arribar a la conclusión que no existe ninguna dificultad para llevarse un bebé de algún nosocomio local. Al no existir ningún control ni conexión entre la clínica y el registro civil, ese pequeño no está anotado, ese bebé no tiene identidad, puede ser víctima de algún acuerdo monetario ilegal o simplemente extraído sin el conocimiento de sus padres.

Cabe destacar que sería prácticamente imposible, como bien afirma el presidente de Adoptar, las ventas o tráfico de bebés en la Argentina, si no estuvieran, por acción o por omisión involucrados, gobernadores, funcionarios, políticos, jefes de registros civiles, policías, jueces de paz, directores de hospitales, etc. Sin el consentimiento y conveniencia de toda esta gente, nunca se podría vender ni una sola persona, ni en nuestro país ni en ningún lugar del mundo.

Es preciso un exhaustivo control por parte de un organismo estatal, de los nacimientos que se producen en clínicas y hospitales, que se cumpla con todos los procedimientos que manda la Ley y más. Que intenta terminar con las apropiaciones, el tráfico, cambios, venta de órganos o cualquier atrocidad que deje a los pequeños sin sus padres y a estos con un profundo vacío.

martes, 5 de julio de 2011

ETERNAS DESIGUALDADES. El costo de morir en San Francisco

El cementerio de San Francisco incluye en su recorrido mausoleos y  panteones importantes, donde descansan los cuerpos de integrantes de las familias más viejas y reconocidas de la ciudad. Lejos de cualquier tour, donde a veces no llegan ni sus propios deudos, la clase más baja de la sociedad yace en nichos sin bronce. A pesar del famoso dicho de que tras la muerte somos todos iguales, aquí una prueba de que las diferencias persisten aun en la última morada.


En el intento por comprender distintas sociedades, el ámbito de las prácticas sociales relacionadas con la muerte tiene una riqueza única a la hora de mostrarnos la manera en que viven los miembros de un grupo social. La gran cantidad de placas de mármol con diferentes estilos, la elección del bronce en lugar de cualquier material y el acceso a un buen lugar dentro del cementerio nos da la pauta de la importancia que tiene el final de la vida para la mayoría de los sanfrancisqueños.
La brecha entre ricos y pobres, o mejor dicho la eterna diferenciación de clases parece perdurar aun después de la muerte, la ostentación frente a la pobreza, las grandes mansiones frente a las fachadas apenas revocadas, el bronce y el cemento dividen a la necrópolis local en centro y periferia. Sin dudas, al cementerio podemos equipararlo con una pequeña ciudad donde fácilmente reconocemos quienes tienen un poder adquisitivo mayor y quienes un menor, apenas mirando el frente de su casa.
El cementerio actual tiene una población 30.000 difuntos. Cuenta con 90 panteones, que son los edificios grandes, 2.100 mausoleos que son los más pequeños para cuatro ataúdes, 13.000 nichos comunes y 800 nichos urnarios, para colocar solamente un cofre con reducciones. Con lo cual estamos hablando de diferentes estratos sociales (pues no todas las ubicaciones tienen igual valor), diferentes casas, diferentes espacios para colocar los cuerpos sin vida.
Toda la pompa
A lo lejos, fuera del radio principal y de cualquier órbita aristocrática, tras muros derruidos bien altos, oscuros y enfrentados, se agrupan cientos de cuerpos apilados (cada uno en su tumba), dando la sensación de hacinamiento y pobreza. Los nichos más alejados, la mayoría agrietados, con indicios de descuido, albergan hombres y mujeres de estrato social bajo que de una u otra manera fueron olvidados.
Según Gustavo Rosso, dueño de una de las empresas funerarias más reconocidas de la ciudad: “En una época, hace 20 años atrás, la persona de una clase social alta, lo reflejaba en el servicio del sepelio y en los grandes mausoleos. Los cambios sociales son cada vez más dinámicos y en este rubro pasa lo mismo, no interesa el nivel económico de la familia, sino que todo tiende a ser más sencillo”, asimismo, el empresario cuenta que en la actualidad una familia de alto poder adquisitivo opta por un velatorio corto, seguido de cremación, lo cual tiene un costo sumamente elevado.
Los servicios de sepelios en la ciudad tienen diferentes precios, según lo que se le ofrece a la familia, una sala de mejor categoría, un cofre importante y uno que otro servicio adicional como por ejemplo el almuerzo o la cena para los asistentes al velorio. Van desde los 4.000 pesos hasta aproximadamente los 30.000 pesos, explica Rosso.
Los negocios de arte funerario trabajan mucho en la ciudad y son ellos los que pueden decirnos a ciencia cierta si se nota quiénes pueden comprar o acceder a una mejor placa y quienes deben conformarse con un pequeño cartel con el nombre del fallecido y fecha en que murió, al menos hasta el próximo día de pago.
Matías Carnaghi, dueño de Multimpresos Eterno, dice: “La gente de menores recursos va a tener un nicho municipal, al frente del cementerio, va a poner una placa, una foto, un florero, una cruz; en cambio viene una persona de mejor posición económica y te va a pedir una puerta de bronce y te va a preguntar si puede ser labrada, si va con cerradura. Cuál es la más cara, la mejor, si pueden poner foto doble, un marco más importante”.
Un nicho normal, con mármol, placa, foto, cruz y dos floreros tiene un costo aproximado de entre 1200 y 1300 pesos, pero uno más caro y un poco más pomposo ronda los 4.000 pesos, cuenta Carnaghi. Hay quienes solicitan  puerta de bronce con vidrio y cerradura, con un mármol New Age, el más caro, sin titubear. Los precios se acomodan a cada bolsillo, aún así hay personas que no pueden acceder a estas costosas ornamentaciones, con un poco de revoque tapan el nicho y con una tiza blanca escriben el nombre y la fecha de defunción del ser querido.
Los lujos y las comodidades son para dárselos en vida, aun así la ostentación y la pompa crean la sensación de que esa persona fue más querida por sus familiares y que un nicho revestido de mármol caro y bronce de una u otra manera va a garantizarle al difunto un real descanso en paz. Por supuesto que quien murió nunca se enterará. ¿Comprar el cielo? Imposible.
Propietarios e inquilinos
Ser propietario de una parcela no da una satisfacción equiparable a haber podido comprar un terreno para construir a futuro un hogar, sin embargo para muchos es asegurarse un lugar, un espacio de descanso eterno para cuando la muerte los sorprenda. Por supuesto, no cualquiera puede ser dueño de un nicho o un mausoleo, los costos son similares a un terreno para una casa en vida.
Los nichos en el cementerio se compran, o bien se alquilan y la municipalidad lo descuenta de los impuestos. El gobierno municipal de San Francisco tiene la obligación de brindarles un lugar cuando se mueren, por el simple hecho de haber sido contribuyentes toda su vida. Algunos no tienen dinero para pagar periódicamente las tumbas de sus seres queridos; otros, prefieren vender los panteones como propiedades inmobiliarias. Los primeros serán probablemente “desalojados”, y los segundos tendrán la posibilidad de decidir sobre el destino de sus muertos.
En la periferia del cementerio hay tumbas que han sido abiertas y los cuerpos que ahí yacían han sido sacados y enterrados al frente, donde se ha instalado una especie de cementerio parque. Fueron esparcidos en sectores donde la profundidad del hueco no supera el metro. Ese espacio fue dispuesto para que aquellos cadáveres con más años de antigüedad y que sus deudos no respondían, fueran colocados. Esto permitirá claramente construir nuevos mausoleos para la venta.
Actualmente, se siguen construyendo mausoleos, para cuatro personas, ya que están siendo muy solicitados y en este momento la municipalidad no tiene lotes a la venta. Según Guettier, el encargado del cementerio de la ciudad en una entrevista a Euroradio, cuenta: “La última vez, hace cuatro o cinco años atrás que se hizo un pequeño loteo en una parcela, cuarenta lugares se vendieron en muy poco tiempo, porque la gente construye”.
En un cementerio parque tal vez no serían tan notorias las diferencias de clases, pues todos tendrían un mármol y una placa del mismo modo. En la ciudad, sería una obra faraónica, no solo por la monstruosa inversión monetaria que significaría, sino también porque debe hacerse un dique de contención que lo rodee ya que las napas están muy altas, de cualquier excavación aunque no tan profunda saldría agua.
A través del análisis de los diferentes tipos de sepulcros encontrados en el cementerio (a esto me refiero con los diferentes materiales, ornamentaciones, obras de arte, etc), es posible observar variaciones en la manera en que se concibe la identidad de los individuos según el status social que mantenían en vida. Las diferencias sociales en el interior del cementerio se manifiestan en el diseño particular de cada tumba y están asociadas a las prácticas sociales que llevan a cabo sus visitantes y que están principalmente referidas al cuidado de la tumba.
Cenizas sin paraíso
La cremación es una práctica que últimamente está en auge. Reducir a cenizas el cadáver de  un ser querido, es una de las opciones más requeridas por las familias de mayor poder adquisitivo de la ciudad.  A veces el fallecido dejó explícitamente dicho que deseaba ser cremado tras su muerte, por lo que la familia decide cumplir su voluntad. Tiene un costo elevado, pues ronda entre los 5.000 y 7.000 pesos la incineración y el servicio de sepelio.
En la catedral de nuestra ciudad hay un cinerario en el subsuelo, donde las familias pueden optar por dejar los restos una vez cremados. Funciona como un cementerio, abonan un costo inicial para comprar el lugar y luego deben pagar mensualmente una cuota. El ingreso es exclusivamente para la iglesia a pesar de que haya sido ideado y construido por empresas funerarias. La administración está a cargo de los sacerdotes, quienes se encargan del mantenimiento del lugar.
Si tenemos en cuenta que la cremación aunque no está prohibida, nunca fue aceptada totalmente por la iglesia, estamos frente a una paradoja descomunal, pues aun no estando de acuerdo con algunas cuestiones referidas a la práctica, si se aceptó la instalación de este lugar para propio beneficio. La iglesia dice al respecto que se opone o al menos oponía porque la destrucción del cuerpo con fuego simbolizaba la aniquilación y la concepción materialista de que la muerte es el fin absoluto de la vida humana.
Sin embargo, la cremación está siendo lo más requerido cuando muere una persona cercana, porque si bien tiene un costo elevado, a la larga termina siendo para algunos lo más conveniente. Hoy en San Francisco va en aumento, pero no es suficiente como para poner un crematorio en la ciudad. “Dentro de 30 o 40 años el final de la mayoría de los cuerpos será la incineración”, asegura Gustavo Rosso.
El cementerio se convierte en una evidencia material que refleja las formas de organización, las costumbres, las creencias y el nivel socioeconómico del difunto y de la sociedad en la cual vivió. Algo que prueba que las desigualdades son eternas y que a fin de cuentas… morimos como hemos vivido.

viernes, 1 de julio de 2011

OJO CON LOS SOBREPRECIOS. El abusivo negocio entre ópticos y oculistas en San Francisco


La visita al oftalmólogo es habitual para quien padece alguna anomalía en su visión; paso posterior, la óptica para la realización de los anteojos o lentes de contacto, según cada necesidad. Sin embargo hay un paso previo del que ni usted ni yo formamos parte, pero somos víctimas, arreglos entre oftalmólogos y ópticos. El médico lo envía a determinada óptica a realizarse sus anteojos y en aquél comercio, al precio real del lente le incrementan un porcentaje que va directo al bolsillo del primer profesional.
En San Francisco, son mayoría las ópticas que trabajan con algún oftalmólogo en particular. La metodología usada es recomendarle cierto comercio, argumentando que ese lugar es el mejor y que van a realizarle correctamente el trabajo. El paciente sin dudarlo, por ciega confianza en la palabra del profesional, acude a dicha óptica. Allí probablemente le realizan un excelente trabajo, pero acabó pagando aproximadamente el 30% más del valor real del anteojo.
Para corroborar lo que estamos diciendo a partir de una denuncia expresada en nuestro medio, concurrimos a tres profesionales, seleccionados al azar, de nuestra ciudad. Con la excusa de un control, consulta por dolores de cabeza y la intención de cambiar los lentes, acudimos a los consultorios. El primer oculista luego de una revisación normal para alguien que no cambia sus anteojos en varios años, nos envió a una óptica ubicada en el centro de nuestra ciudad.
Este médico argumentó que en aquél comercio al que nos había sugerido ir, sería el lugar donde mejor nos atenderían y realizarían el trabajo, pues los lentes tenían una particularidad y no eran sencillos de hacer. Fuimos de inmediato a consultar presupuesto a dicha óptica. Allí nos dieron el precio, 638 pesos las lentes recetadas, más 300 pesos aproximadamente del armazón. Por supuesto no nos quedamos con eso y fuimos a consultar a otra óptica distinta de la sugerida por el médico.
En la segunda óptica, las mismas lentes recetadas por el oculista costaban 479 pesos, más 180 pesos aproximados del armazón. Con lo cual estábamos corroborando la sospecha que teníamos. La óptica recomendada por el médico nos estaba cobrando un 30% más del valor real del anteojo, lo que podría indicar un arreglo previo entre el primer profesional (oftalmólogo) y el segundo (óptico).
La semana siguiente visitamos al segundo oculista, en esta oportunidad el médico nos realizó un exhaustivo control de la vista, incluyendo fondo de ojo. La consulta duró aproximadamente 20 minutos, al no tener ninguna patología importante y solo necesitar un aumento mínimo en los lentes, resultó extraño. Comenzamos a pensar que los profesionales sabían de nuestra investigación por lo que inclusive el valor de la consulta fue menor al habitual.
En este caso, el médico nos envió a una óptica céntrica de la ciudad, distinta a la primera, con una nota para la profesional del comercio, lo que nos hizo sospechar más aun el conocimiento de ellos sobre nuestra presencia.  En el negocio, la óptica nos dio los precios de los lentes que coincidían con el valor real. Aquí no pudimos corroborar el cobro de un porcentaje para el doctor, sin embargo sí nos envió a un comercio en particular.
El tercer oftalmólogo, además de cobrar una consulta exorbitante, nos vio rápidamente y no nos realizó un control en profundidad. Sí nos indicó que fuésemos a una óptica céntrica en particular, argumentando que allí nos realizarían el mejor trabajo. En este caso, sucedió igual que al principio, el valor del lente era considerablemente más elevado al real.
Además del negocio existente entre médicos y ópticos, es importante destacar que ninguno de los valores del aumento de las lentes recetadas coincidía. Todos varían, tal como varió la exhaustividad del control por parte del oculista.
Lo cierto de todo esto es que en los tres casos, los médicos nos enviaron a determinados comercios de la ciudad, se hayan o no enterado de nuestra investigación. El oculista no debería mandar a sus pacientes a cierto negocio, pues de esta manera coarta la posibilidad de las demás ópticas de trabajar  y del paciente de elegir un comercio de acuerdo a su necesidad y su bolsillo.
Veamos la Ley
Por otro lado, las ópticas poseen igual parte de responsabilidad ya que por medio de estos acuerdos pactan con los médicos para acrecentar el número de clientes. Sin mencionar que faltan al Código de Ética que forma parte de la Ley 7802, Estatuto del Óptico Profesional, del Colegio de Ópticos de la Provincia de Córdoba. El artículo 14 del Capítulo II, dice: “Constituye falta grave la participación de honorarios entre los profesionales ópticos, técnicos ópticos-oftálmicos y contactólogos, con otros del arte de curar, recíprocamente, como así también el pago de comisiones de cualquier naturaleza a personas que puedan influir en los clientes, ya sean estas expresas o encubiertas”.
Así como está contemplado en este artículo, es netamente ilegal el acuerdo que los ópticos realizan con los médicos oftalmólogos, pues ese monto extra que le cobran al paciente, va directo y sin escala al bolsillo del oculista. Clientes a cambio de una comisión o “cometa”, como más le guste.
De esta manera vemos que no sólo el médico falta a su ética, sino también el óptico, pues el artículo 4 del mismo Código, reza: “El óptico, técnico óptico oftálmico y contactólogo, será una persona honrada, proba y circunspecta, tanto en el ejercicio de su profesión donde antepondrá el bienestar del paciente a cualquier apetencia material, como en los demás actos de su vida”.
Cabe destacar que una persona honrada y circunspecta no roba a sus pacientes, al contrario los ubica en un lugar de privilegio e intenta a través de la buena atención y la calidez, que el cliente se sienta cómodo, quede satisfecho y vuelva en otra oportunidad. “Antepondrá el bienestar del paciente a cualquier apetencia material”, suena bien, correcto, pero luego de esta investigación y constatación del dato llegado a nuestros oídos, más que correcto, suena irónico.
Tenga en cuenta que el único que estará siempre pendiente de su bolsillo será usted mismo, por eso no se quede con la óptica que le sugiere su médico, recorra los demás comercios y corrobore por sí mismo que hay mejores precios. Que le cobren menos no significará que  el trabajo esté mal realizado, sino que ese comercio no hace un negocio de su salud.